PielFort Bolso Tote Aguamarina

     Para hablar del bolso hay que remontarse casi a los orígenes de la Humanidad. Y es que, aunque de muchas formas y con diversas utilidades, es una prenda que ha acompañado al ser humano desde tiempos remotos. Un accesorio que, con el paso del tiempo, ha sufrido una evolución intensa, modificando su forma y usos, pero que siempre ha sido una fiel y útil compañía en nuestro día a día.

     Se puede decir casi con total seguridad que el bolso fue el primer complemento de moda creado por el ser humano, aunque el concepto de moda no estuviera muy desarrollado en aquellos tiempos. A pesar de la ausencia de pruebas, la lógica nos lleva a pensar que, del mismo modo que aquellos primeros hombres crearon vasijas de barro para guardar sus herramientas, también debieron crear una prenda para poder transportarlas con facilidad. Probablemente, los primeros bolsos estuvieran hechos de los mismos tejidos que se usaban como vestimenta: pieles de animales o fibras vegetales, y, obviamente, sin mucha variedad de diseños.

    Las primeras pruebas de la existencia del bolso las podemos encontrar en la antigua civilización egipcia, habiendo hallado restos en ajuares funerarios, así como en algunos grabados en piedra, los cuales describían con todo lujo de detalles la vida cotidiana de los egipcios, y donde se pueden ver representadas prendas que podrían considerarse el antepasado del bolso.

    Posteriormente, todas las civilizaciones conocidas de la historia extendieron y normalizaron su uso, dándole cada una de ellas su forma y utilidad según las costumbres. Desde los griegos y otras culturas del mediterráneo oriental, hasta los celtas y los pueblos bárbaros europeos y, posteriormente, los romanos, además de las culturas asiáticas. Queda constancia de ello gracias a la representación de éste útil complemento en pinturas, grabados, esculturas y escritos, de dónde se puede concluir la enorme diversidad existente y las distintas formas de uso: los había de tipo cruzado a estilo bandolera, hechos de metal, sujetos a la cintura, algunos con incrustaciones de piedras preciosas, etc.

    Sin embargo, a pesar de haber formado parte de nuestra vida diaria desde casi nuestro origen, el bolso nunca fue considerado como una prenda de importancia más allá de servir como medio para transportar bienes. Ni siquiera eran mencionados en los primeros textos escritos donde se describían las formas y estilo de vestimenta de algunos pueblos y culturas. Lo cual demuestra, por otro lado, que era un complemento tan antiguo y normalizado que los primeros historiadores no consideraron necesario hacer una mención especial de ellos.

    Hubo que esperar hasta la Revolución Francesa y el siglo XIX para ver al bolso convertido en un complemento de moda en sí. Fue en esta época cuando se le empezó a dar más valor a su sentido estético que a su utilidad y cuando empezó a considerársele una prenda femenina. Surgieron nuevos modelos y variedad de diseños y estilos, destacando entre ellos el conocido como “bolso manguito”, un tipo de bolso que ha sobrevivido hasta nuestros días y que incluía una novedad interesante con respecto a lo conocido hasta entonces: un compartimento para  las manos, siendo así doble su utilidad, pues además de transportar objetos también servía para protegerse del frío y las inclemencias meteorológicas. Algo de gran importancia en una época donde una dama que se preciara debía tener unas manos suaves y cuidadas. Nace además en esta época el bolso de fiesta, lo cual deja constancia de que ya se trataba de un importante complemento de moda que aportaba elegancia y estatus social.

    El bolso puede presumir también de haber sobrevivido al siglo XX, cuando surgió el espíritu liberador de las mujeres que reclamaban derechos como el sufragio universal y se desprendían de los corsés y otras prendas representativas de la opresión y la subordinación de la mujer a la moda. Estas nuevas mujeres no habían nacido para ser simples muebles decorativos, sino para demostrar su valía en la sociedad. Y, en este nuevo concepto, el bolso encajaba perfectamente, adaptándose sin problemas a los tiempos y las nuevas formas de ser y de vestir.

    El culmen de esta liberación lo representó la diseñadora Coco Chanel, que en los años 20 supuso un punto de inflexión en lo que hasta entonces había representado la moda. Rompió con la incomodidad de la vestimenta femenina y supo crear un nuevo estilo sin necesidad de que las mujeres del siglo XX se despojaran de su recién adquirido espíritu liberador, mostrándole al mundo que podían ir a la moda sin verse asfixiadas por recargados complementos y adornos. Dando paso, así, a una mujer moderna y elegante.

    Fue la propia Chanel la encargada de diseñar, en los años 50, un bolso ligero, inspirado en los cojines de su apartamento, que recogía perfectamente este concepto de simplismo y elegancia. Se trata del conocido como 2/55, hecho con piel acolchada y usando cadenas a modo de asas que representaban modernidad. Un estilo de bolso que todavía sobrevive, sin quedarse atrás, a los constantes cambios en la moda.

    Desde entonces y durante toda la segunda mitad del siglo XX, el bolso ha sido un complemento que ha gozado de gran protagonismo e importancia, convirtiéndose en un elemento altamente representativo de la moda y el estilo y siendo protagonista de importantes acontecimientos. Es destacable el caso de Grace Kelly, creadora involuntaria de un tipo de bolso que llevaría su apellido, el bolso “Kelly”, tras publicarse unas fotografías en las que la actriz lo utilizaba para tapar su embarazo frente a los flashes de los fotógrafos.

    Hasta nuestros días, el bolso sigue siendo un elemento representativo de moda y estilo, existiendo casi tantas variedades como estilos de mujer y adaptándose continuamente a los tiempos sin dejar nunca de ser un complemento de gran utilidad para transportar utensilios personales. Este es, probablemente, el hecho por el cual estamos seguros de que el bolso nunca dejará de ser necesario, pues aúna perfectamente estética y utilidad.

   Echa un vistazo a la colección de bolsos de la que todo el mundo habla en este  link.